Dermatología 

Aspectos básicos en Dermatología

La anatomía, embriología e histología de la piel

La piel es el órgano más extenso del cuerpo humano. A lo largo de todo el organismo, la estructura de la piel se va modificando para adaptarse a las condiciones de cada parte del cuerpo, modificando su grosor y sus características histológicas. El desarrollo de la piel se origina en el ectodermo, y a lo largo del proceso de diferenciación va adquiriendo su conformación propia en tres estratos principales: la epidermis, la dermis y la hipodermis.

La fisiología y las funciones de la piel

La piel es el órgano que reviste nuestro cuerpo, brindando una protección de  barrera con el medio externo, minimizando las pérdidas hídricas y de temperatura,  y protegiéndonos de la radiación ultravioleta y de agentes infecciosos. Además, es el órgano más importante en la temorregulación, y es el encargado de la relación del medio interno con el exterior. Por otra parte, la piel cumple también una función estética y de atracción sexual.

Las lesiones elementales en Dermatología 

La patología dermatológica tiene su expresión en la piel, dando lugar a una serie de lesiones que presentan una serie de características que nos permiten distinguirlas entre sí. Existen cientos de patologías que se expresan en la piel,  sin embargo, todas ellas se pueden agrupar en una serie de lesiones básicas

La anatomía patológica en Dermatología

La dermatopatología es la rama de la Dermatología que se encarga del estudio de las lesiones microscópicas que afectan a la piel. Dado que la piel se organiza en diferentes estratos con distintas células y relaciones anatómicas, cada capa de la piel presenta una patología diferente, lo cual permite establecer un diagnóstico patológico para orientar el tratamiento y el seguimiento de los pacientes con enfermedades cutáneas 

Las pruebas diagnósticas en Dermatología 

Las pruebas diagnósticas en Dermatología, al igual que en el resto de especialidades médicas buscan obtener información suficiente como para llegar a un diagnóstico claro y poder iniciar una pauta terapéutica correcta. Las principales pruebas utilizadas en Dermatología son las biopsias, que permiten analizar la histología de las lesiones, así como la dermatoscopia y las pruebas epicutáneas

La terapéutica dermatológica

Las enfermedades de la piel tienen la peculiaridad de afectar a la superficie externa del organismo, lo que permite un fácil acceso, que determina en gran manera la forma en la que se entiende la terapéutica médica en Dermatología. Esta accesibilidad permite el uso de tratamientos tópicos, es decir, que no requieren una vía intravenosa ni ingesta oral. Pero además de los tratamientos médicos convencionales, existen una serie de técnicas basados en procesos físicos o en cirugía que también pueden ayudar en el tratamiento de las enfermedades cutáneas.

Patología dermatológica general 

La patología de las glándulas pilosebáceas

La patología de las glándulas pilosebáceas incluye dos grandes grupos de patologías: el acné y la rosacea. El acné es un trastorno inflamatorio muy común que aparece en cara y tronco, más frecuente en adolescente que se manifiesta como comedones, pústulas, nódulos y quistes. Ocasiona cicatrices hundidas o hipertróficas. La rosácea es un trastorno acneiforme crónico que afecta a las unidades pilosebáceas faciales, que se acompaña de un incremento de la reactividad de los capilares, ocasionando rubor y telangiectasias.

Genodermatosis

Alteraciones del pelo y la sudoración

Alteraciones de la pigmentación 

Enfermedades infecciosas cutáneas

Zooparasitosis y enfermedades producidas por artrópodos y protozoos

Las parasitosis y zoonosis son infestaciones por endoparásitos o ectoparásitos animales, transmisibles al ser huma­no, que actúa como huésped definitivo o intermediario. En este tema también se incluyen las enfermedades transmitidas por artrópodos, siendo la más importante la sarna.

Enfermedades cutáneas de origen bacteriano

La piel contiene una serie de microorganismos de forma fisiológica que constituye la flora cutánea. Las principales bacterias que aparecen en la piel son los estafilococos, que causan fundamentalmente infecciones superficiales y de los anexos cutáneos, y los estreptococos, que suelen causar infecciones en el tejido subcutáneo.

Las enfermedades cutáneas por virus herpes

Las infecciones por virus herpes son un conjunto de enfermedades que aparecen en la piel, especialmente en la región orofacial y en la región genital. Son infecciones producidas por un virus de doble cadena de ADN, que afectan a una parte importante de la población.  La reactivación del virus da lugar a infecciones recurrentes, desencadenando en lisis celular y dando lugar a la sintomatología de estas infecciones

Enfermedades cutáneas de origen viral 

Las infecciones víricas que afectan a la piel son una causa frecuente de afectación cutánea tanto en niños como en adultos, dando lugar a algunos de los cuadros más frecuentes, como las verrugas. Existen múltiples virus que pueden afectar a la piel, como son los papilomavirus, los poxvirus, el parvovirus B19, así como cuadros especiales como el síndrome de Gianotti-Crosti

Enfermedades cutáneas producidas por hongos

Los hongos pueden afectar al organismo, bien por invasión directa de los tejidos superficiales o profundos o siendo patógenos oportunistas. Las micosis cutáneas más importantes son las dermatofitosis, la pitiriasis versicolor y la candidiasis mucocutánea

Micobacteriosis cutánea

Las micobacteriosis cutáneas son un conjunto de infecciones de la piel causadas por un grupo de bacterias que comparten ciertas características, como la capacidad de formación de granulomas y su relación con la inmunodepresión. Las dos formas más importantes de micobacteriosis son la tuberculosis cutánea (siendo la forma más frecuente el lupus tuberculoso) y la lepra.

Enfermedades de transmisión sexual 

Las uretritis y balanitis

Las enfermedades de transmisión sexual son una serie de infecciones que se contraen al mantener relaciones sexuales sin protección. Estas enfermedades están provocadas por una serie de microorganismos que dan lugar a una sintomatología específica. Algunos de los síndromes más frecuentes son las balanitis y las uretritis

Las úlceras genitales

La úlcera genital es una manifestación frecuente de las enfermedades de transmisión sexual, pero también puede ser la expresión de algunas enfermedades con naturaleza traumática, autoinmune, tóxica o incluso neoplásica. La presencia de úlcera genital supone un incremento del riesgo para contraer infección por el VIH. 

Las reacciones cutáneas

La fotobiología 

El sol es una fuente de radiaciones ultravioleta, que atraviesan la atmósfera (actuando como un filtro solar natural de algunas de las radiaciones más intensas) y que inciden sobre nuestra piel. Los rayos de sol son clave para la síntesis de vitamina D, pero también pueden dar lugar a condiciones patológicas por un daño acumulativo cutáneo producto de la exposición solar. En este apartado también se incluyen aquellas patologías cutáneas relacionadas no solo con el daño solar sino con otras radiaciones.

Dermatitis y eccemas  

Las dermatitis de contacto

Las dermatitis por contacto son un conjunto de patrones de respuesta inflamatoria de la piel, que ocurren como resultado del contacto de la misma con factores externos como haptenos e irritantes. Desde el punto de vista histopatológico, la espongiosis es compartida por todos los tipos de dermatitis y eccemas  y es más importante en las formas agudas, donde se acompaña de edema dérmico, exocitosis e infiltrado perivascular mononuclear

La dermatitis atópica y la dermatitis seborreica

La dermatitis atópica  es la manifestación cutánea de la atopia. La atopia se puede definir como una tendencia a reaccionar de manera exagerada (producción de IgE, inflamación, prurito, broncoconstricción, etc.) frente a determinadas sustancias (alergénicas, irritantes, fármacos). La dermatitis seborreica es una enfermedad eritematoescamosa, inflamatoria, de etiología multifactorial y evolución crónica

Las toxicodermias

Las toxicodermias son reacciones cutáneas de origen medicamentoso. La piel resulta a menudo fuente de efectos secundarios de diversos fármacos. Su incidencia es difícil de evaluar, ya que muchas veces es complicado alcanzar el diagnóstico. Lo más frecuente es que se produzcan erupciones exantemáticas maculopapulares o morbiliformes, así como reacciones urticariales con prurito generalizado. Las toxicodermias pueden dar lugar a cuadros graves como el síndrome de Stevens-Johnson y a la necrólisis epidérmica tóxica

Reacciones cutáneas frente a agentes físicos y dermatosis artefactas

El ser humano se encuentra expuesto a un medio que en ocasiones puede resultar agresivo. La piel actúa como barrera protectora ante estos agentes, y es capaz de producir respuestas inflamatorias que se traducen como lesiones cutáneas que indican la exposición ante agentes físicos nocivos. Las principales reacciones que pueden afectar a la piel son la presión, los traumatismos mecánicos, las reacciones térmicas y las radiodermitis

Urticaria y angioedema 

Las urticarias son reacciones vasculares de la piel caracterizada por ronchas evanescentes de variado tamaño y de vida corta, eritematosas y  pruriginosas, generalmente, sin manifestaciones sistémicas, aunque pueden progresar a anafilaxis

Enfermedades cutáneas de origen autoinmune e inflamatorio 

Lesiones cutáneas inflamatorias

Existen una serie de enfermedades con muy pocas características en común entre sí pero que se relacionan por la presencia de datos inflamatorios. En este grupo de patología se incluyen algunas patologías como el liquen plano, el eritema multiforme exudativo, la pitiriasis rosada, la aftosis recidivante y el síndrome de Sweet. 

La psoriasis

La psoriasis es una enfermedad frecuente, de carácter crónico y relacionada con factores ambientales desencadenantes, como las infecciones, los traumatismos y el consumo de fármacos. Es una lesión que cursa con pápulas descamativas crónicas y recidivantes, así como con placas. Puede presentar erupciones pustulosas y eritrodermia. La psoriasis puede tener manifestaciones articulares, siendo la más importante la artritis psoriásica, que afecta a un 10-25% de los pacientes

El síndrome de Reiter

Enfermedades granulomatosas de origen desconocido

Las paniculitis 

Dermatosis ampollosas autoinmunes

Lupus eritematoso 

Enfermedades inmunológicas del tejido conectivo 

Vasculitis necrotizantes y procesos purpúricos 

Patología tumoral dermatológica

Quistes, tumores benignos y cicatrices

Tumores malignos cutáneos  no melanocíticos

Dermatosis paraneoplásicas y metástasis cutáneas

Linfomas cutáneos y pseudolinfomas

Nevos melanocíticos

Melanoma

Manifestaciones dermatológicas de patología sistémica

Las úlceras vasculares

Las úlceras vasculares  de las extremidades son lesiones y heridas producidas por disminución de riego sanguíneo y como consecuencia de un déficit crítico de la presión parcial de oxígeno en los tejidos distales, siendo las principales causas la insuficencia venosa y la insuficiencia arterial por patología arteriosclerótica